jueves, diciembre 29, 2005

Lobezno de Greg Rucka, vaya un bluff (1).

Todavía me estoy riendo de la ironía, de las ganas y la ilusión que tenía porque remontara la fallida colección de Lobezno, que llevaba de capa caída desde la ida de Larry Hama, el único que parecía haber hecho algo con el personaje.
Me río (por no llorar, pero bueno) porque soy ese caso extraño y único (modesto que es uno) al que le gustó y entretuvo bastante la etapa de Tieri/Chen, que la considero la mejor después de la del ya mencionado Hama (que, honestamente, tampoco es decir mucho, por lo horribles que han sido los demás). No por nada, pero aunque tuviera argumentos demasiado trillados, detalles que no tenían sentido, demasiada violencia gratuita y demás, al menos eliminaba subargumentos realmente absurdos como aquel del matrimonio entre Lobezno y Víbora, a la vez que hacía bonitos homenajes como aquella visita de Logan en la tumba de Mariko. Por no hablar de la supuesta invalidez de Yukio (argumento más que desaprovechado) y esa manera de presentar a Dientes de Sable.
Nada, nada, que todo el mundo decía lo muy bien que le iba a sentar a la serie Rucka, nuestra esperanza, nuestra salvación, el canadiense cobraría sentido otra vez en su propia colección regular...

Pues eso, todavía me estoy riendo bastante.
Y es que todavía no puedo creerme que, en diecinueve números, no haya hecho nada reseñable y haya sido capaz de aburrir a cualquiera, de presentar los argumentos más estirados que hayan existido jamás (un record en los Guinness, oigan, capaces de enorgullecer al mismísimo Bruce Jones), de hecho, su etapa consta de tres sagas y un par de números sueltos, así que ya me diréis.
¿Cosas de la editorial? ¿Es posible que le obligaran a estirar TANTO sus historias? ¿Quizá eso del contrato en exclusiva con DC le había obligado a marcharse sin dejar los platos limpios?
Todo es posible, sí, pero de lo que no cabe duda es que su etapa ha sido un aunténtico despropósito, realmente vergonzoso, lo peor del año (ala, ala, exagerao).

Y es que no hay excusa para unas historias tan insulsas y anecdóticas, se supone que pretende hacer algo con Lobezno pero al final de la etapa uno se da cuenta de que el tratamiento no iba a más que del dichoso tema de la bestia interior que trata de aplacar. Por dios, que ya cansa el temita, ¿todavía está el protagonista afectado por lo mismo? ¿Después de tantos años? ¿Después de haber estado entrenado por Ogún, haber entrado en el ejército canadiense, siendo miembro de la Patrulla-X? Es increíble que aun se siga con lo mismo, es igual que lo del sueño de Xavier, ambos temas son la verdadera Historia Interminable, porque es el cuento de nunca acabar.
Y encima si, para colmo, ese tema es el único que tratas, durante la ya mencionada friolera de diecinueve números, es aun peor.
Vamos a hacer un pequeño repaso de las sagas.

La primera se llama "La Hermandad", que comienza con una pequeña protagonista de la que no conviene encariñarse demasiado por su desafortunado desenlace. Cabe decir antes de continuar, que Rucka tiene una extraña manía de tratar siempre a mujeres en sus etapas (no obstante, ha sido escritor de Elektra, Wonderwoman y creador de un par de series protagonizadas por féminas, una es Whiteout y la otra Queen and Country), mujeres que son todas clones en sí mismas, en mi opinión, porque le pasa como a Claremont, que todas son igual de fuertes, valientes, aguerridas... Es un cliché propio del autor que puede resultar un poco pesado.
En este caso, la mujer es la teniente Cassie, y será un visto y no visto, vaya un secundario, que no sirve para nada salvo para llenar páginas, sigh...

Hablábamos de la primera saga, que es la mejor de todas las de la etapa, sin duda. Pero cuidado, eso no es mucho decir (coño, que solo son tres sagas), y aquí tenemos a Logan tratando de desentrañar una hermandad de asesinos que se han ensañado con una joven vecina suya. El argumento no está nada mal y el tratamiento del protagonista parece el adecuado, aunque sea demasiado monosilábico, callado y rudo para mi gusto.
La cosa va de una hermandad misógina que se encarga de esclavizar y matar a las mujeres, según el guionista es un tema que existe en la realidad y quería transmitirlo por aquí. En estos números veremos la rabia indomable de Lobezno y la presentación de la aguerrida Cassie, un personaje realmente Claremontiano.
El número siguiente está ligado a esta saga, posiblemente el mejor de Rucka y una perfecta conversación de dos viejos amigos como son Logan y Kurt Wagner en un bar. Se trata el tema de la rabia animal, que por ahora está bastante interesante.

Y ahora, habiendo visto que el artículo se me está haciendo bastante largo, sigue mañana mismo para no aburrir a los lectores. Así que, permanezcan atentos a sus pantallas.

7 comentarios:

IvánN Díaz dijo...

Váyase, Señor Rucka, váyase!!!

Qué puta mierda de etapa!!!!!

Y sí, comparado con todo lo que hemos tenido que leer, Tieri era muuuuuucho mejor. Por lo menos te daba la sensación de que "pasaban cosas" y no te daban ganas de pegarle a nadie al leer el cómic...

Lestat6996 dijo...

Pues a mí en general Rucka me gustó mucho (pero lo de la Nativa no tiene nombre, para que negarlo).
Eso sí, lo Tieri me pareció una mierda XD

ojos de gato dijo...

Ruka hizo una verdadera basura, poto al recordar el dinero gastado en comics que podían haberlos hecho mucho mejor.....hasta yo.....X(

bueno, lo único bueno que le vi a Rucka fue Elektra, que aunque un poco alargada, interesante.........por cierto, elektra no es el típico personaje claremontiano.....

Ovidio dijo...

Menos mal, ojos de gato, solo faltaba que Elektra se convirtiera en otra teniente Cassie. Aunque iba por ese camino, con el rollo de la redención y tal.

No sé, con Rucka tengo el presentimiento de estar leyendo siempre al mismo personaje, la misma mujer.

Anónimo dijo...

vamos, que no vale para nada como guionista......

a mí elektra me gustó mucho....quizá la redención total no, pero lo de su obsesión por matar y todo éso me encantó, y dibujado por Pagulayan mejor....ahí claro, que en los demás sitios dónde lo vi daba asco(emma frost), bueno, asco no, pero no era gran cosa

ojos de gato dijo...

el de arriba soy yo

Doc Samson dijo...

A mi su etapa en Detective Comics me gusta mucho.